Poetry 11

 

 ribbontop

 


 

TORTUGA VERDE-AZUL

 


 

Soy aquella tortuga verde-azul
Que agarro la cruz que pesaba media tonelada,
Voló a lo último del campanario,
La puso en su lugar y volvió a la tierra,
Fiel a su tenue silueta plateada,
Al ritmo cardiaco de polvo amarillo
como el baño de una torta que no pude sobrevivir con la cubierta únicamente.

Soy aquella tortuga verde-azul de pelo largo,
Que daño al bonsai con el líquido denso de sus platos rotos
Zambulléndose de espaldas en una sola lágrima
Después de tantas levitaciones fallidas.

Soy aquella tortuga verde-azul contemplativa
Que aun habita en algunos archivos universales de la Danza.

 


 

Todos nos estamos quedando huérfanos

No puedo explicarlo
Demasiado dolor siento
Demasiado dolor veo
Todos nos estamos quedando lejos de casa
Y aun así
Y aun así
Sé que hay madres por los rincones del cielo
Persiguiendo a un Dios
Para que se apiade de todos aquellos fabricantes de corazones
Insensibles, inhumanos e indiferentes
en este perverso y gigante orfanato de flores.

 


 

Pago Éxodo 21:23-25

Ya pasamos a mejor vida,
Dejamos de salir una de la otra
Todo, pues, necesita tener dos causas
La viuda y el huérfano,
Los dos testamentos,
No conocemos ningún dolor realmente independiente.
Hemos adoptados todas las ceremonias
No poseemos raíces raciales
Podemos notar a cada grupo de venas que pasan
Llenamos el vaso de un diseño peculiar
Nos olvidan los dogmas y los credos
Todo lo que los demás consideran como impío,
Nosotros lo admitimos y creemos.
Ya pasamos a mejor vida,
Toda experiencia humana implica de una unidad.
Nuestro universo es heterogéneo
Sentimos el peso del corazón comparado con aquel de la verdad.
A la tradición y la opinión pública no les importamos
Tenemos muy bien contados los tramos de la escalera
El dominio de la muerte y la resurrección
No vemos una atmósfera especial en el oro y el Tíbet
Vivimos el ritmo cíclico propiamente dicho.
Ya pasamos a mejor vida,
No somos más el manto que ha caído para distinguirnos del resto
Somos nada a la vista de una manera franca
El óxido de un encuentro eterno
Llegando a su causa final
Y pagaremos (por ejemplo)
Con el Éxodo <21:23-25
Vida con Vida
Ojo por ojo
Diente por diente
Y herida con herida.

 


 

-Mientras usted estaba hablando se me ocurrió que uso imágenes para evitar caer en el vacío.
Ya te he dicho! no hay peligro en caer.
La imaginación esta perpleja ante lo desconocido.
Esta tan acostumbrada a las imágenes, esta tan inserta en ellas,
Que da trabajo sacarla de sus formas habituales de pensar.
-Creo que lo voy entendiendo
Elija una imagen visual que sea general no detallada
Por ejemplo vuelva su mirada interior hacia Dios
-Usted me confunde a Dios no lo puedo ver!
Si lo puedes ver, es como si estuvieras mirando a alguien a quien quieres,0
El es algo que no puede comprender.
Mira, algunos encuentran más fácil trascender por medio de una imagen visual que con una palabra.
No se tiene que forzar nada, traspasa con temor, reverencia, amor y placer, todo junto, solo se necesita práctica para
entender que las dos van de la mano hacia donde quieran ir
-Entonces es como una oración?
¡Vuelva la mirada a su interior como ya le he dicho, se sentirá mucho más cómoda.

 


 

Pitágoras divide la vida en cuatro cuartos de veinte años cada uno, que fenómeno!

El primer cuarto es el periodo de la infancia, que para mí es Nacimiento, Amor y Crecimiento.
El Segundo es el periodo de la juventud, es decir la mente, el intelecto, la madurez del pensamiento, la virilidad, la fructificación o realización, Cornelio Agripa nacido en 1486? fue un gran ocultista, místico y filósofo que supo muy bien recalcar este periodo en su renombrado trabajo, El Espejo Mágico, lo cual también dividió la vida en cuatro cuartos.

El tercero es el periodo de la Joven Virilidad y el cuarto el de la Virilidad Anciana, estos cuatro cuartos también según Pitágoras corresponden a las cuatro estaciones, la verdad me parece fenomenal.

A la Infancia le corresponde la primavera, ahora puedo entender mejor el afán humano por eternizarla, a la juventud el verano, claro fatigable y sacrificado periodo, La virilidad Joven al otoño lleno de riquezas, en donde se incluyen la mental y karma tica, la virilidad anciana al invierno, cuarto y último incluye los anos de los sesenta y cuatro a los ochenta y cuatro. A pesar de haberme quedado empedernidamente en el cuarto primaveral, siento una inmensa ilusión y curiosidad por este último periodo ‘La Virilidad Anciana o periodo invernal, creo que es el periodo del verdadero cambio o mejor dicho la preparación para la transición o clausura de nuestra existencia.

Después de analizar y vivir de una manera muy interesante el valor de estas estaciones o cuartos vitales y por supuesto respetando la Teoría de Pitágoras y su merecedora estancia en la tierra, no se aun lo que se espera que haga el hombre para utilizarlos inteligentemente, si sería mejor el cosechar los resultados de una vida bien planeada, o si sufrir los resultados de una vida descuidada de años despilfarrados, creo que aquel que se retrae del mundo, que se transforma en un ermitaño, no llega a utilizar todo aquello que es capaz de percibir y en consecuencia aprende muy poco de nuestra existencia. En mi experiencia personal, reconozco el gusto imaginario casi yo diría a modo de delirio por mi periodo preferido INFANCIA-PRIMAVERA, pues pienso que por analogía hemos sido dotados de sentidos muy objetivos, oír, ver, sentir gustar, y tocar suficiente como para aniquilarnos entre nosotros mismos la existencia.

Por lo cual mantenerme en un estado de crecimiento inocente se ha convertido en el cinturón de acero para mis vestidos, siempre he cuestionado el pasar del tiempo, hasta el punto de agarrarle pavura, algo muy normal después de pasar 40 años creyendo lo contrario, hoy me siento convencida por hechos que el dejar de ser una niña para mi seria como cubrime uno de los dos ojos y el permanecer en su estadio me llevara a la vida eterna, quise decir a esa grata curiosidad por el invierno. En otras palabras para que seguir un orden real de nuestra existencia, si nunca se sabe el momento de partir.

 


 

Lo mismo sucedió conmigo
El alboroto fue tan intenso
Que no pude tolerarlo
Dijo
A veces los charcos no duermen
Llevan un remolino despierto
Que se han acostumbrado al ruido
Y a ser su consuelo en un solo ente.
Dijo
Mi risa insomne es para los pájaros
Aquellos que escuchan al rumor del transito
Y luego insolutos se levantan y abandonan.

 


 

Estas ahí esperando a que falle
Que se despliegue mi falda de tachones
Que recaiga mi corona de ángeles difíciles
Para distanciar lo antiguo de lo eterno
Que agarre la marea mis asfaltos pestilentes
Que se limpie mi vida de uñas y criaturas
Para amar tu doctrina de acetona
Y quedar anexa a tus escrúpulos muertos
En tus obsesiones de paredes de fresa
Y te busque entre derrumbes ordinarios
Y te busque entre rayones cristianos
Estas ahí esperando a que falle
Imaginariamente en tus oídos tupidos.

 


 

Preludio

No te lo deseo,
Este albergue de soldado hundido entre cojines
Donde nada se levanta cuando entras.
Eres joven y se te presentan otras oportunidades, aun con más dinero
Te ves rápido, pero noto que te evitas, aunque esta noche estas muy conversador.
La ciudad de los tubos de luz fría, te mira intensamente
La mesa sigue marcada de arrugas por donde pasan tus dedos
La capital de los vasos llenos está llena de Chur- rupia
Donde el mayor no sobrepasa los cuarenta ojos bajos
Y el más viejo se lo roba la efervescencia de un “Agua Pelegrino”
Aun no te negué!
Me faltan algunos gastos que pagar
Y algunas flores que pasarme por el cuerpo
Tu palidez me conmueve
Me esfuerzo para agregarme
Te agradezco, lo hare de tanto en tanto
Sin que me notes demasiado mi pasión de trigo
No te lo deseo
Pero llego la hora de cerrar el zipper de tu cara
Salude! A todos tus grados Celsius
A todos los menos ceros de tus cotizaciones
Pero a todos y cada uno de ellos…
Esta vez, vi cómo se levantaron al recuerdo de sus ojos vestidos.

 


 

Pagina 50

Y yo de mi creía que sabia!
Otra vez se voló la página del diario
La numero 50 rayada
No estuvo a mi alcance agarrar su dolor
Era la hoja miedosa,
La faltante de tiranía
La mojada de 300 lagrimas sin perder su majestad de cielo
Se disipo en la sombra de otras luces
Desgarrada de su historia para surgir en el sol
Eran sus ojos líquidos de terciopelo
En cantidad impresionante
Se mastico en la boca
Ardió en las velas
Se sirvió los días y las noches
Era la de los dedos desnudos
La ambulatoria
La que se conoce en el silencio
Y huyo del libro con el
Era entonces!
Demasiado colorida para unas paredes blancas
Demasiado hipocondríaca para recitar remedios
Demasiado tartamuda para esconder una verdad.

 


 

22 de noviembre a las 17.11 horas

Hasta el momento, no supe cómo sacarte un poco de aire y esconderlo en el cajón de todo mis desaliños, como así mismo, no supe cortar un trozo de tu presencia y guardarlo en este exilio secreto, Si eras aquel ángel que luchó todo el tiempo con mi adicción a vivir hasta que quede dormida

 


 

Método de un gorrión de cuello

Si dormito, abrió sus ojos de vez en cuando
Conoce todo lo que se refiere a mí- toda mi debilidad
Pero no juzga- se da
No busca recompensa, posee una compasión sin límites
Actúa por presencia, desigualdad, pecaminosidad
Y todavía me ama infinitamente.
Nunca lo vi preocupado si se quedaba dormido
El paso siguiente era estar más aun cerca de mí
Bien podría ser que necesitaba un tiempo extra
Yo era su conocida, su tierna y personal envolvente
La caricatura del sombrero que no piensa volarse la cabeza.
Se olio la trasparencia de la puerta abierta dentro mío
Descifró la plenitud que es vacío a la vez
Se dejó elegir, mas intimo que el mismo consciente
Echo raíces en la concavidad de mi clavícula
Me lleno el closet de percheros
Me devolvió la mantica del sofá, el cojín de satín
Y volvió al hogar otra vez
Es decir al lugar que nunca debería haber dejado.

 


 

No hare más comentarios de tus espíritus prohibidos
Es innegable que para ti mis descubiertos nunca llegaron a tu poder
Eras el opuesto a todas mis creencias
La dueña de la gracia en mi torre de babel
Eras la primera de las criaturas
La de los ojos de lluvia
El pergamino pisado con una piedra de luna
La niña de los espíritus que no aumentaron
Así que no hare más comentarios cerca de tu corazón.
Vengo siendo la estela evidente de tus verdades ocultas
El destructor de alguno de tus mártires
El latón de basura que se encajó a tu cintura
La epístola del engaño y la advertencia
La más grande de todas las camas tendidas
Que se vendieron al diablo
La memoria de mayo caprichosa
Las pruebas más validas de mis palabras abstemias
Desconocidas por el resto de la humanidad
Pues es innegable que todo el mundo es como debe ser.

 


 


botomribbon